Turbopoly

Descargar Turbopoly Gratis Para Windows

Entretenido juego en español, basado en el popular Monopoly.

BAJAR Última Version 2.0

Con Turbopoly podrás disfrutar de toda la emoción y el riesgo de las operaciones financieras de Monopoly, el conocido juego de mesa que nos llega en esta versión totalmente gratis, en español, y en un minúsculo archivo de apenas 170 Kb.

La aplicación está optimizada para reunir todas las características del Monopoly original, en una descarga cómoda y ligera. Interfaz en 3D, partidas de seis jugadores, las calles y opciones del original (las de Madrid, la capital de España)... todo ello bañado con el implacable espíritu de los tiburones de las finanzas, y ahora por fin a tu alcance, con el juego Turbopoly.

Gracias a esta sorprendente adaptación para ordenadores del clásico Monopoly original, podremos revivir la diversión y el entretenimiento de aquellas tardes de domingo, en las que todos los miembros de la familia se congregaban alrededor de la mesa del salón y disfrutaban durante horas, haciendo aflorar sus más bajos instintos de tiburones de las finanzas, para amasar una desorbitante fortuna a base de dinero en billetes de papel, comprando y vendiendo las distintas propiedades que ofrecía el tablero de juego. Así que no esperes ni un solo segundo más, descarga gratis Turbopoly a tu ordenador, avisa a toda tu familia, y preparaos para disfrutar de nuevo como antaño.

Nota: Programas-GRATIS.net no ofrecerá bajo ningún concepto claves, serials, cracks, keygens o similares de Turbopoly como se recoge en la normativa de propiedad intelectual.

Ver más programas de la categoría Juegos Monopoly

Últimas Opiniones Sobre Turbopoly

  • Acerca del juego

    Ahnrael montoya - 17/07/2008

    el juego se describe de una forma muy atractiva en la paguina de descarga; pero cuando intentamos descargarlo no se puede. de esa forma el juego pierde credibilidad y ustedes tambien como portal. me gustaria poder descargar este juego para disfrutarlo en familia. gracias.

    La publicidad

    La descarga